Café Racer Explosion

Carreras de motos clásicas, neoclásicas y modificaciones café racer

Racer Explosion,
segundo evento en el Jarama
cafe racer

El café racer para los entusiastas de las motos

Café racer explosion: este año, por segunda vez consecutiva, el circuito del Jarama acoge el único encuentro nacional que une motos de estilo clásico, neoclásico y modificaciones café-racer.

  • cafe racer jaramaCafé Racer
  • carrera motos clásicasJarama
  • transformaciones de motosMotocicletas
  • transporte motos racerCustom
  • transporte motos jaramaModificaciones
Café Racer
Circuito del Jarama

RACER EXPLOSION, una carrera pensada para el público amateur y escaparate para marcas conocidas como Yamaha, Triumph, Smash o Royal Enfield, entre otras.
El estilo CAFÉ RACER nace en Inglaterra en la década de los 50, popularizado mayormente por los rockers, los cuales decidieron prescindir de la comodidad y apostaron por motos ultraligeras y rápidas eliminando, de este modo, cualquier carenado o pieza innecesaria.
Hoy en día este estilo está en auge en nuestro país y desde 2009 contamos con constructores de la talla de Fede Ruiz desde su taller CRO MOTORCYCLES, maestros forjando acero y magos dando forma a los sueños de sus clientes, y haciéndonos soñar a los que aún no lo somos.
Este evento nace por culpa de dos grandes entusiastas del estilo, Pedro y Toño a los cuales tuvimos el gusto de conocer en el evento.
Un domingo cualquiera que se convierte en un viaje al pasado, dando vida a motos del tipo Norton Comando o Derbi Ran, con la que Ángel Nieto en el 1967 comenzó su gran carrera en el mundo del motociclismo cuando firmó con Derbi su primer contrato.
El evento comenzó a las siete de la mañana, con las inscripciones, seguidas por la medición de los decibelios, los cuales marcaban las revoluciones máximas permitidas  en la zona silenciosa de este circuito.
Posteriormente hubo briefing donde nos explicaron las normas de seguridad necesarias para entrar al circuito recalcando que no se trataba de una carrera donde has de llegar el primero, sino simplemente entrar a disfrutar de las sensaciones que te da un circuito como si cada uno fuera un profesional estilo Barry Sheene.
Nosotros acudimos a este evento por petición de un cliente y amigo, Jose, el cual nos encargó transportar su Triumph Boneville con la que entró a rodar al circuito.
Jose entró con su Boneville por el simple hecho de darse el gusto de rodar en el circuito del Jarama con una motocicleta de un estilo totalmente distinto al de las Racing que acostumbramos a ver, no se trataba de velocidad sino de estilo y de brindar una oportunidad a pilotos amateur o ya retirados de la alta velocidad que acompaña siempre los eventos en circuitos.
Personalmente nos quedamos con las ganas de entrar a rodar, lo que no va a ocurrir el año que viene, ya que esperamos tener lista nuestra Bultaco Impala y así darnos el gusto de probarla en circuito.
El año que viene volveremos a transportar con la empresa "rapid motos" la moto de nuestro amigo y la de unos cuantos más que así nos lo hicieron saber en este evento.
Fue un día estupendo ya que las nubes se encargaron de tapar el sol, evitando así el calor y las quemaduras. El ambiente familiar que se vivía, invitaba a todo el mundo a acercarse a ver las maravillas de los múltiples constructores que se dejaron caer por ahí y que con gusto, te hablaban del modelo sobre el que habían trabajado y a grandes rasgos de los pasos que siguieron para su restauración o transformación.
Las tandas bien ordenadas y coordinadas transcurrieron sin muchos contratiempos, un par de caídas al comienzo en lo que los pilotos templaban sus nervios y calentaban sus gomas, por lo demás un magnifico día de motociclismo estilo años 50.
De este evento salimos con muy buen sabor de boca, tanto a nivel personal como profesional, ya que hicimos bastantes amigos y nuevos clientes, como por ejemplo Antonio de Nitrocycles el cual nos deslumbró con su Honda CB 900 totalmente restaurada y cafeteada, por no hablar de la Sarolea 500, que la transportamos días después hasta Oudenbourg (Bélgica), y como no puede ser de otro modo, agradecer a nuestros amigos de MADWORKS que nos permitieron quedarnos a la sombra dentro de su carpa mientras babeábamos con su Kawasaki Kz la cual está totalmente preparada por el mismo, y especial mención a sus Vírgenes de los pistones.
Solo quiero despedirme dando las gracias a Pedro y a Toño y desear que el año que viene se repita el evento.